La muerte de mi padre fue el último golpe que no supe gestionar. La emoción sin resolver me produjo una nueva contractura muscular, una más para añadir a las que ya tenía. Entonces acudí a la medicina tradicional, donde me sometieron a varias pruebas y me hablaron sobre la artrosis, calcificaciones en los hombros, hernias en las cervicales y desviación de columna. Mi cuerpo estaba tan dolorido que había días, por ejemplo,  que no podía sujetar un tenedor por tener la articulación inflamada o no podía alzar los brazos, especialmente el derecho, por tener el hombro totalmente bloqueado, además del cuello, tan rígido que me impedía girar la cabeza en cualquier dirección. Me despertaba, a menudo, con algunos dedos de las manos adormecidos e incluso el brazo entero. Comencé sesiones de rehabilitación y poco después fisioterapia. Las sesiones aliviaban mi dolor pero después de dos años comencé a desesperarme y a consultar otra solución para mejorar mi estado. Fue gracias a Mariaje, mi fisioterapeuta, quién me aconsejó esta disciplina y  así descubrí la práctica del Yoga. Comencé con  Hatha Yoga y actualmente practico Ashtanga Yoga.

El Yoga es respiración, un conjunto de posturas o asanas y meditación. No consiste solamente en acudir a una sala y practicar, el Yoga es un estilo de vida. Sin darte cuenta empiezas a practicar posturas y respiración consciente desde que te despiertas hasta que vuelves a acostarte, porque antes de dormir tranquilizar la respiración relaja todo los músculos y la calidad del sueño es maravillosa, por lo tanto, el despertar es infinitamente mejor. Meditar, antes de comenzar el día, produce efectos positivos durante toda la jornada. Ocho años después me siento mejor que nunca. No sé si la artrosis seguirá ahí, junto a las calcificaciones o la hernia; lo que si sé es que tengo la espalda mejor que en toda mi vida, no se me adormece ningún miembro del cuerpo, puedo girar el cuello, soy capaz de agacharme y levantarme sin problemas y aún hay más, hago posturas que ni yo misma puedo creer ¡Qué alegría! El Yoga es la medicina para el cuerpo.

Gracias Gemma Flores Recio, maestra de Hatha Yoga

Gracias Sandra «samaashtanga yoga», maestra de Ashtanga Yoga

Si vives en Murcia, tienes la suerte de contar con una gran profesional Beatriz Montero del Amo, contacta pinchando aqui Beatriz Yoga Samskara

Tu opinión es importante para mí. Por favor escribe un comentario.

Muchas gracias.

Ana Montero del Amo http://anamonda.com